jueves, 18 de julio de 2013

Sabías qué...


¿Preparado para vivir una experiencia única con líquidos que se comportan de una manera muy rara? Entonces, ¡no te pierdas esta nota!
 
 
¡MAMÁ PREPARE LAVA VIVA!
 Cómo hacerlo.
Llená el frasco con agua hasta las 3/4 partes (dejá algo así como el largo de un dedo sin agua, contando desde la boca del frasco). Echá el aceite, despacio. ¿Qué sucede? ¿Los dos líquidos se mezclan? ¿El aceite queda debajo del agua? ¿O es al revés?

Agregá ahora, si querés, una pizca de témpera o colorante para tortas del color que hayas elegido. ¿Adónde va el colorante? ¿Se tiñe el aceite, se tiñe el agua o se tiñen los dos?

Desde arriba, echá lentamente puñados de sal sobre la capa de aceite, y observá qué sucede.

¿Podés explicar por qué ocurre esto?
¿Qué pasa con la sal? ¿Con el aceite? ¿Y con el agua? ¿De qué están formadas esas bolas que suben como la lava de un volcán submarino? 

Seguí agregando sal para mantener el efecto.
¿Querés saber por qué estos líquidos hacen estas cosas extrañas? Te proponemos una serie de experimentos para que lo descubras
¡Explorá más!