martes, 30 de julio de 2013

La reproducción sexual en imágenes

Espermatogénesis

La reproducción humana. 7mo grado

La característica fundamental de la reproducción sexual es que el nuevo individuo se origina por la fecundación o fusión de dos células, cada una de las cuales procede de un progenitor diferente sexualmente. Al fusionarse las dos células se forma una nueva, llamada huevo o cigoto, cuyo núcleo contiene los cromosomas aportados por los dos progenitores. La fusión de los cromosomas paterno y materno origina unos descendientes genéticamente distintos entre sí pero también de sus padres. Otra característica de la reproducción sexual es que las células que dan origen al cigoto son células especializadas, son las células sexuales o gametos, las cuales se originan en unos órganos diferenciados: los órganos sexuales. Nos encontramos con que en los seres vivos que tienen reproducción sexual, bien sean animales o plantas, existen dos tipos fundamentales de células: las somáticas, que son las que configuran el organismo y se reproducen por mitosis; y las células sexuales o gametos, que son las únicas que tienen capacidad para reproducirse sexualmente. Los gametos se forman por meiosis en dos procesos análogos, aunque diferentes: la espermatogénesis y la ovogénesis. La espermatogénesis origina cuatro células funcionales, los espermatozoides, en tanto que la ovogénesis sólo produce una, el óvulo. Tanto la producción de espermatozoides como el desarrollo de los caracteres sexuales masculinos están controlados por hormonas. A las hormonas sexuales masculinas se las denomina andrógenos. El principal andrógeno es la testosterona.